xxxxxxx

Te gusta Amerpages? Síguenos en facebook!

xxxxxxxx 1.00 2 opiniones

Servicios alimenticios

Ubicación
La Cabaña 160, Lo Barnechea Santiago (2)2160532 [email protected] | Santiago, Región Metropolitana de Santiago, Chile
Email Envía un mensaje
Mapa - xxxxxxx
Importante El mapa listado fue generado automáticamente por un servicio de geolocalización, no por un usuario humano. Por favor considerar la localización en el mapa como referencia.
Opiniones recientes

alejandro silva 1

Voy a comentar en pocas palabras...MALO.
Esto porque lo ofrecido y por lo cual cancelamos, dista mucho de lo que efectivamente recibimos.
Los detalles me los guardo, pero...son muy similares a lo...

juan perez 1

Llamamos y contratamos a Carlos Ortega de Cartago Eventos 1 año antes de nuestro matrimonio de 300 invitados para organizarlo y quitarnos parte del peso de encima ya que este sería en un lugar part...

Mostrar más opiniones

Para comentar, por favor entra a tu cuenta Amerpages o Conéctate con Facebook

1Definitivamente necesita mejorar porque:
Voy a comentar en pocas palabras...MALO.
Esto porque lo ofrecido y por lo cual cancelamos, dista mucho de lo que efectivamente recibimos.
Los detalles me los guardo, pero...son muy similares a lo ocurrido al Sr. Pérez y aquí, Carlos no puede decir que no me conoce. Estuve casi toda la noche detrás de el para ir corrigiendo detalles importantes.
N O R E C O M E N D A B L E
1Definitivamente necesita mejorar porque:
Llamamos y contratamos a Carlos Ortega de Cartago Eventos 1 año antes de nuestro matrimonio de 300 invitados para organizarlo y quitarnos parte del peso de encima ya que este sería en un lugar particular y no un centro de eventos.

Mientras más se acercaba el matrimonio, Carlos Ortega más iba dilatando los tiempos con excusas poco creíbles (no conozco persona con más enfermedades o problemas personales) y entregando soluciones caras y honestamente malas. Finalmente y a pesar de los pagos tuvimos que ir cerrando por nuestro lado varios de los temas que eran suyos ya que empezamos a estar contra el tiempo.

A pesar de decirnos varias veces que estábamos demasiado estresados y que estaba todo bajo control, el resultado final fue el siguiente:

Nos hizo ir a una población en Lo Espejo para conocer a su DJ, el lugar era muy peligroso y estuvimos 4 horas con el DJ explicándole punto a punto todo el desarrollo esperado del matrimonio.

Para armar la carpa en la parcela, Carlos Ortega de Cartago Eventos nunca estuvo presente y envió a un carpero con el cual tuvimos que negociar precios nosotros. Esto además se tradujo en descoordinación ya que Cartago Eventos no tenía idea de cómo era el lugar, y que recién a 4 horas del matrimonio conoció la carpa y se percató de la necesidad de electricidad en la carpa.
Quedando horas para el matrimonio, nosotros como novios tuvimos que encontrar a un electricista ya que Carlos Ortega se vio superado.

Para la ceremonia del civil según lo definido por contrato Carlos Ortega nos iba a traer 100 sillas, de las cuales llegaron 80 (nuevamente escusas).

La llegada del personal fue tarde y no cumplió con los 15 garzones estipulados por contrato. Tampoco con eso de tener “garzones universitarios”, estos claramente no estaban preparados para desempeñarse bien en un matrimonio ni tenían conocimientos mínimos necesarios. Además eran honestamente flaytes. Solo a modo de ejemplo, los cubiertos estuvieron todos mal puestos, al menos en la mesa de los novios.

Nosotros tuvimos que arreglar prácticamente todo el civil, con flores compradas por nosotros, con un orden definido por nosotros, etc.. Carlos Ortega nos prometió un toldo que nunca existió y finalmente tuvimos que comprarlo por nuestra cuenta.

Los invitados estaban citados a las 6:00 pm y él llegó solo 6 horas antes, lo cual obviamente no fue suficiente y mientras llegaban los invitados, Cartago Eventos estuvo trabajando con ruido, delante de los invitados.

La gente del sonido llegó tardísimo, después de los invitados y realizaron pruebas de sonido delante de los invitados, con desorganización completa.

Por contrato definimos con Carlos Ortega decorar con antorchas y velas prendidas camino desde la ceremonia del civil, lo cual no existió, y a pesar de llevar las antorchas y dejarlas visibles a los invitados, no se prendieron ni se utilizaron.

Por contrato se debía entregar jugo en el inicio del matrimonio que se suponía era natural fue poco y no era natural.

Tuvimos que pintar el piso donde fue realizado el matrimonio ya que Carlos Ortega nos aseguró que con su alfombra no se podían poner luces en las mesas de los invitados. Posterior a la ceremonia del civil, Carlos Ortega nos explicó que no sería posible poner las luces en las mesas culpando a la falta de un generador, cosa que revisando con el eléctrico no tenía relación alguna.

Para el cocktail, a pesar del compromiso por contrato de que los canapes eran 15 por persona, Carlos Ortega no cumplió y al preguntarle a 40 invitados al matrimonio, el promedio de canapes que comieron fue de 2 por persona.
Incluso hubo gente que no comió ningún canapé.

El diaporama y la música de nuestra entrada que habíamos definido como infaltables nunca existieron.
Además buscamos una por una 1500 fotos que le pedimos a Carlos Ortega expresamente dejar proyectadas toda la noche con un proyector, lo cual no fue realizado y luego de la comida Carlos Ortega cortó todas las fotos.

Carlos Ortega no cumplió con la comida que probamos en la degustación. La carne no era la misma, el puré no era de castañas y en la mesa de los novios se entregó un” pie de limón “en vez del postre acordado.

Los garzones de Carlos Ortega no dieron abasto y hubo demora en la entrega de platos y respuesta ante solicitudes de los invitados.

Por contrato estaba definido 2,5 postres por persona. Carlos Ortega no cumplió y la mayor parte de la gente se quedó sin postre.

Para mejorar el trago, nosotros compramos ciertos licores; A eso de las 4 am la madre de la novia pilló a garzones robando vodka absolut que habíamos comprado, luego los mismos garzones se pusieron a bailar en la fiesta ultra curados.

A las 2 de la mañana, en la mitad de la fiesta se le terminó el pisco a Carlos Ortega que por contrato estaba incluido y que obviamente no podía terminarse.

Incluimos para el final del matrimonio 50 ases y 50 hotdogs, de los cuales fueron entregados solo cerca de 30 en total y en ningún caso fue con la presentación que habíamos acordado.

Al otro día, y al momento de llevarse tus cosas, Carlos Ortega quebró un ventanal
Cargando...
Amerpages.com